Los 2 años: haciendo amigos

Los dos años: haciendo amigos
Los dos años: haciendo amigos

¿porqué nuestro título de hoy Los dos años: haciendo amigos? Porque hasta los 2 años los niños suelen practicar lo que se llama “juego en paralelo” que consiste en sentarse cerca de otro niño, pero sin interactuar. Pero éste año empezará a relacionarse con sus iguales, en lo que se suele llamar juego cooperativo o de colaboración y lo veremos haciendo amigos.

Al principio seguramente se limitará a observar a otros niños en lugar de jugar con ellos (probablemente se quedará fascinado con los que son mayores que él). Sin embargo, a medida que avance el año, pasará de la línea de banda al meollo de la acción, un cambio que promete aventuras y retos nuevos.

Esto pasa porque tras años de observar el entorno y las relaciones entre los adultos ahora ha descubierto que es una persona independiente y que el mundo está lleno de gente diferente, a parte de su familia inmediata. Además ahora puede moverse y jugar simbólicamente, por lo que se ha convertido en un compañero de juegos excelente.

Las amistades ayudarán al niño a entender las normas y las conductas sociales: los turnos, los modales, a compartir, a negociar, a expresar emociones, a comunicarse mejor y también a tener en cuenta las emociones de los demás. Hacia los 24 meses el niño ya entiende que no todos comparten sus pensamientos y emociones, un enorme salto cognitivo que ejerce un gran impacto sobre como juega con los demás.

¿cómo podemos divertirnos con nuestros hijos?

En nuestra fan page hay un montón de actividades que hacer con niños a partir de los 24 meses y estaría genial que algunos días hiciera quedadas para jugar con los amigos, lo mejor es que el niño esté descansado y que invite a uno o dos niños. Por otro lado no hace falta prolongarlo mucho, en este grupo de edad es suficiente de 30 minutos a una hora. Como ya pueden seguir normas  podréis enseñarle juegos para que luego juegue con sus amigos.

Cuando llegue la hora de compartir, evitar enfadarse cuando con frecuencia grite “¡es mío!” hay que tener en cuenta que todos los niños de 2 años se enfadan cuando les cogen sus juguetes y parte de esa reticencia es la necesidad de controlar el entorno y porque no entienden que el amigo sólo está cogiendo prestado el juguete, que no se lo llevará a casa.

Si a mitad del juego el niño se aferra con desesperación a un objeto le podemos decir que lo guardaremos para que nadie pueda jugar o distraerle hacia otro objeto “mira que coche!! Tu amigo puede jugar con el tren y tú hacer carreras con el coche”. Si vemos que está muy irritable o tiene rabietas quizás esté muy cansado y sea mejor acabar los juegos por ese día. También podemos dirigir a los niños hacia juguetes repetidos como la plastilina, los disfraces o los colores, además cuando comparta, es bueno elogiarle en el momento y de nuevo cuando el amigo se haya marchado. El instinto de acumulación del niño es natural a esa edad, no os preocupéis, cuando cumpla 3 años ya sabrá que no todos los objetos del mundo son suyos.

Es muy curioso porque muchas mamás intentan que sus bebés interactuen con otros niños y atribuyen esa falta de interacción a timidez o falta de costumbre, pero la verdad es que es un proceso natural en el niño, ahora ya sabéis porque ¿os ha parecido interesante éste post? :)

 

Bibliografia: El secreto del juego, Ann Pleshette Murphy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *